Un regalo


La imagen de arriba es una impresión de pantalla. Un texto que me regalaron - junto con casi una hora de intensa emoción/incertidumbre - y que quiebra el continuum espacio-tiempo porque en su momento pasó, pero ahora es como si no hubiera pasado gracias a internet y su desdoblamiento de las leyes (físicas?).

¿Porqué puede ser maravilloso que alguien te diga, así nomas sin anestesia, que no le gustas? Porque en esa hora que pasas intentando descubrir la razón, recorres todas las cosas de vos que no te gustan, que hiciste mal, que salieron mal - esas que sistemáticamente tratas de ocultar para agradar - y te preguntas quien pudo llegar a conocerte tan profundamente.

Despues resulta que era un golpe de efecto, como ese que usas vos a veces sabiendo que va a llegar justo donde queres, aunque jamás hayas visto la cancha. Aunque me resisto a creerlo, parece que todas las canchas son, muy en el fondo, massomenos iguales.

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)