Ser el mejor tiene un precio...

Un joven muchacho viajó através de Japón hacia la Escuela de un famoso artista marcial. Cuando arribó al Dojo le fue dada una audiencia por el sensei.
"Que esperas de mi?" preguntó el maestro.
"Espero ser su estudiante y convertirme en el mejor karateca de la isla" el joven replicó.
"Cuanto tiempo debo estudiar?"
"Diez años como mínimo" el maestro contestó.
"Diez años es mucho tiempo" dijo el muchacho. "Que hay si estudio el doble de duro que el resto de los otros alumnos?"
"Veinte años" replicó el maestro.
"Veinte años! Qué hay si practico día y noche con todo mi esfuerzo?"
"Treinta años" fue la respuesta del maestro.
"Como es que cada vez que digo que trabajaré más duro, Usted me dice que me llevará más tiempo?" el joven pregunto.
"La respuesta es clara. Cuando un ojo apunta a un objetivo, solo queda un ojo libre con el cual hallar el camino."

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)