Los clásicos dan estilo

Hace tiempo leí (en un libro sobre C de Herbert Schildt) la siguiente reflexión, que al principio puede resultar sorprendente:

"Pero… ¿no son todos los lenguajes para programadores? La respuesta es sencillamente: no."

Analizando un poco más las razones del autor para tan rotunda negativa, se llega a la conclusión de que existen determinados lenguajes (algunos clásicos, como Basic, Cobol o Fortran, y otros más actuales, como Visual Basic) que han sido diseñados para permitir que los no programadores puedan leer y comprender los programas y, presumiblemente, aprender a eCasascribir los suyos propios para resolver problemas sencillos.

Por el contrario, C fue creado, influenciado y probado en vivo por programadores profesionales. El resultado es que “C da al programador profesional lo que el programador profesional pide” (parafraseo de nuevo a Schildt). Es decir: C tiene pocas restricciones, pocas pegas, bloques de código independientes y un reducido (pero suficiente) conjunto de palabras clave. Si a esto unimos que el código objeto generado por C es casi tan eficiente como el ensamblador, se entenderá por qué lleva 30 años siendo el lenguaje más popular entre los programadores profesionales.

Ahora bien, C también tiene sus detractores que lo acusan de ser confuso, críptico y demasiado flexible. En efecto, con C se pueden desarrollar las técnicas de programación estructurada, pero también se puede programar “código espagueti”. Otro ejemplo: C++ es un lenguaje orientado a objetos que, sin embargo, permite saltarse a la torera todas las reglas de la orientación a objetos.

(Alfredo Moreno en Programar es facil..o no? - El lenguaje C: la vigencia de un clásico -)

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)