Derivando

Aquí estoy, regresando del cumpleaños del programador, confirmando una vez más que la Quilmes Stout produce menos daños colaterales que sus hermanas.
Hoy toca un revuelto gramajo de todo lo que no he tenido tiempo de postear como corresponde.


El año empezó hace rato, pero por alguna perversa razón, sospecho que ayer se abrió la temporada de caza de programadores por parte de gerentes y afines :)
El Programador leyó por ahí una encuesta donde decía que la mayoría de los freelancers dejan un trabajo fijo a cambio de ganar menos dinero y tener más tiempo. Apreciaría que escriba algo al respecto en su blog, pero es algo que ya no depende de mí.
De todos modos confirmaría mi idea de que vivir bien no es sinónimo de "más dinero".

Ahá, espero que no hayan leído muy rápido. El dinero es útil, ganarlo a montones puede ser genial. Tengo una lista de cosas que compraría o mandaría construir si tuviera el dinero, o mejor dicho, si el dinero para ello no lo utilizara en algo más importante. Pero "más dinero" es un concepto ... infinito? Nunca es suficiente cuando la respuesta a vivir mejor es más dinero.

Hoy es nuestro día, mío como de nadie, pero lo compartimos todos por igual, y al que no le guste, que se queje con su profesor de biología.
Para festejarlo, frase de Aute:
"La única diferencia entre Anima y Animal, es la L de Líbido..."
Qué bárbaro, cuanta sutileza. Frase ideal para este blog, donde un amigo dice que todas esas cosas sobre freelancers, trabajar, cuanto cobrar, las diez cosas que necesitas saber sobre y demás, son apenas una paja mental. Y no es que no le dé la razón.

Toca Sexo, diría mi amigo Peluche y recomiendo una vieja nota de Página 12 del año pasado, cuando el diario casi se podía leer: “Pequeños movimientos de vaivén”, muchas y variadas recomendaciones, siempre útiles y especialmente prácticas para el bolsillo del caballero o la cartera de la dama. Ojo donde la leen, porque dicen que calienta un poquito.

Calentando calentando, nos llenamos de humo y cuando dejó de verse la punta del fálico obelisco, toda Argentina toda se enteró que había incendios en el Delta.
Desde aquí quiero poner mi humilde granito de arena con un aviso a todos los compatriotas, desde la base Belgrano 2 hasta la Quiaca, anque países limítrofes:
Dios atiende en Capital.
Sí, ya sé que no descubrí América, dejenmé terminar:
Pero no atiende al público.

Aún así no pierdan la esperanza, y sobre todo no pierdan la cabeza. Empiecen arreglando los problemas en casa, mejoren su actitud, mejoren su trato con la familia, y cuando salgan afuera, sean un modelo de humanidad. Traten bien al resto, y serán tratados mejor.
No, no es joda, es sentido común.
Vivamos como si fueramos siempre felices, y vamos a terminar siendo felices. Además es contagioso, como la gripe o la histeria.

La confianza no, no es contagiosa. Cuesta un huevo conseguirla. Perderla es más fácil que encontrarla, y no se recupera fácil. Pero que lo parió, cuando la tenes al lado, por fin parece que el mundo no es una esfera hueca girando a 107182.00 Km por hora, sino un lindo campito verde con cielo azul (y wi-fi).

Despues sigo...

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)