Por tu cuenta... (2)

Cómo Trabajar Desde la Casa y No Morir en el Intento

Me acabo de cambiar de oficina. Asi es, ya no trabajo más en la pieza que estaba al lado de mi habitación. Ahora tengo oficina nueva: el living. Por una serie de razones (siendo la principal que en el living hay menos ruido de micros), agarre todas mis cosas y me cambie de pieza. Dentro de mi casa, claro está.



Personalmente llevo 3 años (desde los 23 años) trabajando ininterrumpidamente desde mi casa desde que renuncie a mi cargo de Chief Dreamer de ImageMaker en Septiembre de 2002 (sin contar de los 16 a los 20 años!). Mejor dicho, he trabajado toda mi vida desde mi casa, con la excepción de los 3 años que fui Chief Dreamer de ImageMaker. Esto me ha permitido ir haciendo una lista mental de lo necesario (tecnicamente, profesionalmente y animicamente) para un día de trabajo exitoso desde la casa.

En uno de mis paseos matutinos por la blogosfera, me encontre con una nota en el blog de Andy Budd dónde comentaba que hace 2 meses habia abandonado la vida de “hombre asalariado” por perseguir el camino de la independencia freelance, y solicitaba consejos de quienes quizás llevaran más tiempo en esto.

Me puse a leerlo, y aunque llevo varios años en esto, lei unos muy buenos consejos que me gustaria compartir con ustedes. Voy a traducir algunas recomendaciones que lei ahi, y adicionalmente sumarle uno que otro punto de mi propia experiencia.

1. Disciplina:
Este es lejos el punto más importante. El principal error de los freelancers es desordenarse simplemente porque pueden. Trabajar de 1 a 4 AM y despues de 2 a 5 PM al dia siguiente. Eso te terminará matando más rapido que el cigarrillo. Hazte un horario, de 10 a 6 PM o de 2 a 10 PM. La cosa es tener un horario dedicado al trabajo, para que al final del día sigas teniendo tiempo para juntarte con los amigos, ir al cine, etc. Reconozco que este es el punto que más me cuesta.
2. No Trabajes todo el Dia:
Acuerdate que ahora vives en tu oficina. Es muy probable que tu hobby ahora sea tu trabajo, por lo que si no te preocupas puedes terminar trabajando todo el día. Yo generalmente trabajo de 10 AM a 6 PM, pero hay días que me puedo quedar trabajando hasta las 2 AM. Si esto sucede, ponte un limite (personalmente me permito máximo 3 noches por semana hasta las 2 AM). Hazte un horario! (Ver Punto 1: Disciplina)
3. No Trabajes en Piyama:
Trata de armarte un ambiente de oficina. No me refiero a que pongas una banda sonora de telefonos sonando o gente tecleando. Me refiero a que no trabajes en piyama (Nota Mental), duchate y vistete bien, no con el buzo que has usado toda la semana. Hazte un espacio donde te puedas concentrar a trabajar. Yo vivo con mi polola, Dana, y he llegado al extremo de decirle que durante 10 AM a 6 PM y de 00 AM a 02 AM (algunos dias son largos) estoy en “la oficina” por lo que no me diga “no lavaste los platos” aunque tecnicamente este a menos de 10 metros del lavaplatos. No estoy, estoy en la oficina.
4. Habla con tu Mamá o tu Pareja:
Muy en serio. Si vives con tu madre, hazle entender que necesitas concentración, que no te interrumpa durante tu horario de trabajo. Lo mismo si vives con tu pareja. Pidele comprensión y apoyo, ya que es la única manera de que luego tengan tiempo para compartir. Si te interrumpen a cada rato, terminas demorandote 10 horas en hacer algo que te podria haber demorado 3 horas, sin contar que habras terminado frustrado por las distracciones.
5. Encierrate:
Si tienes la suerte o posibilidad de tener un espacio de tu casa o departamento donde te puedes encerrar y desconectar del resto, aprovechalo. Ahora que estoy en el living, tengo que cerrar las 2 puertas que dan al living para que no me interrumpan. Reconozco no haber elegido el mejor lugar, pero prefiero una leve distracción post-6 pm (cuando Dana llega de la U), por sobre 333 micros pasando afuera de mi ventana.
6. No te olvides del Teléfono:
Personalmente odio el telefono. Siento que el e-mail es increiblemente mas eficiente, ya que no te obliga a dedicarte a una cosa mientras lo haces. Sin embargo, hago eco de los comentarios que lei sobre la importancia de no botar el telefono. La mayoria de las veces es mucho más rapido que mandar un mail. Usalo, devuelve las llamadas lo antes posible. Lo mismo con el e-mail. Una de las cosas que más me celebran es lo rápido que contesto los e-mails. Si me lo celebran, es porque no debe ser muy común.
7. Cobra un Precio Justo:
Siempre va a existir alguien que pueda cobrar más barato que tu. No trates de ser el más barato simplemente para quedarte con ese cliente. La verdad es que si el cliente que te quiere contratar esta buscando la opción más barata, de seguro va a ser un proyecto desagradable. El cliente va a querer exigirte todo lo que pueda por lo que esta pagando, por lo que preocupate de fijar limites claros y alertarle que si se salen del plan, vas a cobrarle las horas extras. No tengas miedo de cobrar y siempre habla de plata en las primeras reuniones. A menos que estes comenzando, no trabajes gratis. Yo trabaje gratis mis primeros 2 años casi completos, para cualquier persona que necesitase una página web, el resultado fue que al final ya tenia la experiencia y trayectoria necesaria para empezar a cobrar. Hoy tengo una cifra “piso” de la cual no me bajo, y es la que doy cuando me preguntan “cuanto cuesta hacer una página web contigo?”, les respondo “a partir de (insertar número mágico)”.
8. Fijate Plazos Realistas:
No digas “para mañana” a menos que sea algo que en tu cabeza te tomará un máximo de 3 horas (y no tienes reuniones u otros proyectos pendientes). Los proyectos casi siempre se demoran 3 veces más de lo presupuestado. Por lo que si puedes hacer un sitio web en 1 semana, fijate un plazo de 3 semanas. La razón es que si prometes 3 semanas y te terminas demorando 1, el cliente va a quedar feliz y te recomendará a sus amigos. Por el contrario, si dices 1 semana y te demoras 3…
9. Anota Todo:
Me ha tocado estar en muchas reuniones, donde los proveedores del servicio no toman nota y solo te responden con un “tengo muy buena memoria, no te preocupes”. La verdad es que personalmente me fascinan las listas (como esta) ya que son guias que te ayudan a fijarte metas. Por muy pequeñas que sean. Si en la reunion anotas 10 puntos, desde “agrandar titulo en 2 pixeles”, una vez que estes en tu casa cumpliendo los puntos, vas sintiendo que estas avanzando — y lo mejor de todo, es que estas haciendo lo que se acordo en la reunion/email/telefonazo.
10. Impuestos?
Acuerdate que ahora eres una oficina. Si puedes, consiguete un contador que te ayude a manejar tus impuestos y ordenar tus ventas/gastos/inversiones. Tampoco te olvides de la salud. Trata de cobrar suficiente para tener un buen plan de salud. Acuerdate que le traspasas los costos al cliente. Si necesitas una conexión 8 Mbps para poder trabajar como te exigen, cobra eso. Cobra todo.
11. Nunca Diseñes para Ganarte una Licitación:
Si te piden que envies una cotización/presupuesto con propuesta gráfica incluida mi consejo es que nunca lo hagas. En el mejor de los casos perdiste un montón de horas que nunca te pagarán, en el peor de los casos mágicamente aparecerán ideas de tu propuesta en el proyecto final — aunque no hayas sido el ganador de la licitación. Yo deje de hacerlo hace años, y nunca me ha traido problemas.
12. Mantente Ocupado:
Si repentinamente ves que tus clientes te tienen frenado (ya que no han respondido con la aprobación de la propuesta, pq estas esperando que te manden el contenido, etc), revisa que más puedes hacer. Siempre hay algo pendiente, un retoque a tu sitio web, esas poleras que siempre dices que harás pero ni siquiera sabes cuanto cuesta hacerlas, sal a dar un paseo en bicicleta, etc.
13. ALEJATE DEL COMPUTADOR!
Si no te preocupas, vas a pasar todo el dia, todos los dias, en la casa. Siempre que estoy nublado con algun proyecto (no puede ser bueno estar mirando la misma cosa por 5 horas seguidas), me subo a la bicicleta, o salgo a caminar por 45 minutos y cuando vuelvo he podido reflexionar sobre lo que hice, mis ojos (y mi mente) se reiniciaron y generalmente puedo volver a enfrentarme al proyecto con nuevos ojos. Tambien sirve (si estas apurado) pararte de la silla, darte una vuelta por la cocina y mirar las cosas desde otro punto de vista (literalmente, parate al fono de la pieza, mira desde una esquina, etc).
14. No te Olvides Por Qué lo Haces:
La mayoria de la gente que toma el camino freelance, es para lograr una independencia. No te olvides de esto, date tiempo libre. No trabajes los fines de semana, no trabajes 18 horas diarias (Nota Mental). De lo contrario, al final, el trabajo que hacias porque amabas, se empieza a convertir en algo que no amas.

Bueno, creo que esa lista ya tiene varios puntos interesantes, si me falta alguno lo sumo luego. Eso si, quiero agregar un punto muy importante, que va por sobre todos los demás: NO TODOS PUEDEN TRABAJAR DESDE LA CASA. Si es necesario, arriendate una oficina chica, o sub-arriendale una pieza en la oficina de algun amigo. La mayoria de la gente va a funcionar mejor. No todos pueden estar viviendo en la oficina, o trabajando en la casa.

Escrito por Leo Prieto

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)