TelescuelaTécnica presenta: DDoS

Si hay algo que adoro, es la gente que sabe explicar las cosas para que las entienda la abuela, la tía y el sobrinito que va a jardín maternal (lo tomé prestado de El blog de El Server).

Marche un DDoS!
por Daniela Bujan

¿Quién alguna vez pidió algo por delivery? Casi todos nosotros, ¿cierto? El mecanismo es muy simple:

1) Llamás a la pizzería
2) Hacés el pedido
3) Llega a tu casa

¿Que pasaría si la pizzería a la que siempre pedimos delivery empieza a recibir llamados de una persona que no solamente no hace pedidos, sino que llama una y otra vez, y se dedica simplemente a dejar la línea en silencio?
Probablemente, a nosotros se nos haría cada vez más difícil comunicarnos para hacer un pedido, al punto que si los llamados que esta persona realiza son suficientes, seguramente nunca lleguemos a comunicarnos. A esto se lo llama “Ataque DoS” (Denial of Service o Denegación de Servicio).

Ahora, ¿y si, para minimizar esta molestia, la pizzería colocara un caller-id en su teléfono? Podrían identificarlo, para así atender y colgar rápidamente, ocupando menos la línea telefónica y atendiendo más pedidos. A esto se lo llama “Firewall” (cortafuegos).

Pero, ¿qué pasaría si este insistente “llamador” juntara unos 30 amigos y entre todos se dedicaran a llamar a la pizzería? Ya no sería tan fácil distinguir, con un caller-id, los llamados de éstas personas, de los llamados de verdaderos clientes. A estos se lo llama “Ataque DDoS” (Distribuited Denial of Service o Denegación de Servicio Distribuida).

Salvando las distancias, en Internet ocurre lo mismo; pero en lugar de 20 o 30 amigos, son 20 o 30 mil computadoras; y en lugar de algunos llamados, son algunos millones de conexiones.

Los DDoS existen, son mucho más frecuentes de lo que pensamos y suelen generar impactos muy profundos en cualquier proveedor de servicios, siendo muchas veces exitosos en su objetivo: inutilizar al proveedor.

One Response so far.

  1. Ódio los blog´s says:

    Abuelas y tias eran las de antes... las que nos cocinaban rico y no tenian necesidad de llamar a la pizzería... en esas epocas, no había DoS ni DDoS y aún así comiamos las mas espectaculares pizzas de nuestras vidas.

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)