¿Quién sos, y quién queres ser?

Hay personas poderosas:

Personas que tienen una idea y la hacen realidad.
Personas que tienen una idea y la comparten, hasta que encuentran a alguien que les ayuda a hacerla realidad.
Las personas que enseñan, sin saber si lo que enseñan será aprendido.
Las personas que enseñan, sin saber si lo que enseñan será utilizado.
Las personas que piden más al que puede dar más.
Las personas que confían en que siempre podemos dar más.
Las personas que realizan tareas de tal forma que otros puedan cumplirla en su lugar.
Las personas que ofrecen sus ganas y sus manos para hacer realidad las ideas de otros.
Las personas que transmiten las ideas de otros, porque son buenas, y pueden ser útiles en otro lugar.
Las personas que crean cosas para sus hijos, o sus nietos, o los hijos y los nietos de otros.
Las personas que creen que el futuro está más allá de su nariz.
Las personas que saben que sus decisiones y sus acciones seguirán influyendo en la vida de los demás cuando ellos ya no estén, así que las toman en beneficio de todos.

Hay personas débiles:

Personas que tienen una idea y tienen miedo de hacerla realidad.
Personas que tienen una idea y no la comparten, por temor a que se la roben..
Las personas que enseñan sin ganas, porque no saben si lo que enseñan será aprendido.
Las personas que enseñan sin esforzarse, porque no creen que lo que enseñan será utilizado.
Las personas que piden menos al que puede dar más.
Las personas que no creen que podemos dar más.
Las personas que realizan tareas de tal forma que nadie puede cumplirlas si ellos no estan.
Las personas que no ofrecen sus manos cuando hace falta trabajar.
Las personas que transmiten sus opiniones sobre otros, sobre todo si son malas.
Las personas que creen que lo que hagan, no será interesante para sus hijos o sus nietos, o los hijos y los nietos de otros.
Las personas que creen que el futuro está tan lejos, que no vale la pena esforzarse.
Las personas que saben que sus decisiones y sus acciones seguirán influyendo en la vida de los demás cuando ellos ya no estén, así que obtienen beneficios rápidos sin hacerse responsables de lo que vendrá.

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)