Blog y periodismo - Wordcamp 2007 (3)

El ayuda memoria de Mariano indica:

"Blogs y Periodismo
Si, es un tema que fue visto mil veces y un debate de nunca acabar, pero… es interesante y la idea es darle otra visión.

Gaston Roitberg es el Gerente de Contenidos de lanacion.com; blogger desde hace bastante y va a dar una mirada de como entran los blogs en la estrategia de los medios y que paradigmas estan cambiando pero en serio

Vanina Berghella es un caso interesante porque no sólo bloguea sino que su último trabajo implica hacerlo desde dentro de un medio, que la contactó por su blog personal que terminó siendo una fuente de ingresos indirecto.

Modera:
Leandro Zanoni periodista con blog propio, blog en clarin.com y además trabaja para medios de papel… Intentará poner algo de orden con las preguntas del público y seguro que alentará al debate, como hace siempre. "

Para interiorizarse un poco más en los temas desarrollados, pueden ver las presentaciones que Mariano enlazó en la agenda del Wordcamp.
Por mi parte voy a divagar como si tuviera derecho.

Antes de ir, en realidad consideraba que Blog y Periodismo era un panel muy interesante para participar. Esperaba que nos acompañara Silvina, periodista en ciernes, pero no llegó a registrarse, así que entre mis espectativas, estaba la de prestar mucha atención para convencerla de participar el año próximo (estoy segura que se repite, soy masoquista!).

La cosa es que experimenté no sólo mi propio interés y el de otros periodistas/blogueros por los conceptos expresados, sino el mismo nivel pero de desinterés por parte de los demas bloggers de la sala (aún escribiendo esto, no intento generalizar).

Ya comentó algo Fabio en su post sobre el wordcamp, y escuche algunos comentarios relacionados en la sala. Me preguntaba por qué.

Hoy, como una semana despues, encontré una respuesta bastante plausible: Hablar de Blog y Periodismo es como hablar de Blog y Arquitectura, o Blog y Filatelia, o Blog y Música, o Blog y Asesinismo Serial. En el wordcamp se trataron temas relacionados con blogs, y no blogs relacionados con temas (bueh, excepto periodismo).
En el fondo, un blog es como la ropa que usamos: cada uno elige la que mas le guste, y se la pone cuando se le canta, y la lleva a donde quiere, y la presta si quiere a quien quiere, y no le critica al de al lado que se vista diferente, ni le dice qué debería usar (o lo hace y los demás lo mandan a la freir churros).

Lo importante en esa reunión era que teníamos un blog o queríamos tenerlo, o queríamos besar las patas del autor de alguno que leemos todos los días. Pero a nadie le importaba particularmente para qué usabamos ese blog.

Que un periodista tenga blog no es la gran cosa. Que mi madre tenga un blog ES LA GRAN COSA. Lo interesante es que ciertas barreras tecnológicas van cayendo, o que esas mismas barreras se han contorsionado y evolucionado hasta convertirse en puentes. Que los que se quejaban en su casa de lo mal que andan las cosas ahora puedan hacerlo de forma pública. Y tambien que puedan hacerlo los que aseguran que todo marcha sobre ruedas.
La novedad es que cualquier vecino pueda publicar en su blog una primicia y esa información aparezca en primera plana de un diario nacional, pero no es interesante que un periodista que trabaja para un medio, donde publica cada día su visión del mundo, tenga un blog donde tambien puede publicar su visión del mundo.

Es interesante. Es peligroso. Es adrenalítico.
El pueblo, esa masa informe, compleja, tan acostumbrada a no hacerse cargo de la suerte que le toca y a echar la culpa a las clases dirigentes y a los dueños de la información, de pronto descubre que tiene la posibilidad de hacerse cargo de su realidad.
Algunos arrugan, otros no.
Cómo dije, para enterarse de los temas de la charla, vayan a la agenda del wordcamp.

Mañana sigue Blogs, Diseño y Arquitectura de la Información. Estuvo buenísima, nos descostillamos de risa...de qué hablaron? ehhhh (a ver que dice Mariano que iban a decir...)

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)