Por hora, por día, por mes...

Que lindo tener un estacionamiento, dividirlo en cuadraditos, y cobrar por el espacio y por el tiempo que se usa.
Motos: $5 x h / $15 x d / $60 x m
Autos: $10 x h / $35 x d / $100 x m
Camiones: $20 x h / $50 x d / $170 x m


Lástima que no ofrecemos tiempo y espacio, ofrecemos servicios ...(mmm, tal vez tenga que pensar esto un poco mas).
¿Cómo cobrar? ¿cuanto cobrar? ¿es cierto que los clientes, como los seres humanos, son todos iguales? Libertad! Igualdad! Fraternidad! Toda una revolución para darnos las armas con las cuales llenar nuestra factura:

Libertad! para cobrar lo que se nos antoje, igualdad! para cobrar a todos lo mismo, fraternidad! para mantener una escala de valores dentro del rubro...

La verdad? Suena terrible, injusto, caprichoso... No somos todos iguales, y no merecemos todos lo mismo, y los clientes no deberían pagar igual por algo que utilizaran de diferente modo.

Mi experiencia en este tema es por supuesto, nula. Tuve la suerte (¿buena o mala?) de que mis trabajos freelance estuvieran "subvencionados" por el trabajo de mi programador, o por mi propio empleo de oficina. El resultado es que hacía los trabajos por placer, y cobraba poco. Ahora cambié mi visión unos grados, y cobro un poco mas por hacer lo que me gusta, porque si me dicen que no, de todas formas no me importa. Es evidente que no tengo un plan de cobro, excepto el de tratar de unir mi concepto de vil metal con mi concepto de esfuerzo, con mi concepto de "quedó bastante bien, ¿no?".

Pero no hay cosa más facil que buscar la paja en el ojo ajeno, así que me atrevo a opinar de lo que se debería tener en cuenta al momento de cobrar, para evitar vivir por debajo de la línea de pobreza extrema.

Esto surgió por andar leyendo cosas así, comentarios incluídos y todo.

2 Responses so far.

  1. Ódio los Blog´s says:

    uffff... andan monotematicos.
    Cobren segun las necesidades y despues gastenlo :D

  2. Eso ya es un avance, hay tanta gente por ahi primero gastando y despues cobrando...

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)