El Panopticón

Llevo un tiempo pensando bastante antes de agregar una entrada (algo que no es común en mí ;). Esto sucede aproximadamente desde que tienen la posibilidad de acceder al blog personas muy allegadas (como mi madre y la madre de mi Programador). Pero tambien pasa cuando se me ocurren temas que tienen que ver con la relación de los programadores y sus mascotas, o sobre la economía hogareña. Si se tratara solo de mí, no habría problema, pero en esos casos, estaría escribiendo sobre alguien mas, que a su vez es conocido por alguien más, que puede estar leyendo o no.

¿Porque escribir en un blog, donde se cumple la condición de que cualquier paracaidista internético puede leer tus opiniones y desvaríos, para terminar condicionándote porque dos o tres conocidos van a leerlo? si ese es el caso, ¿no sería mas facil llevar un simple y tradicional diario personal? siempre se puede mandar a imprenta cuando te pelees con alguno de los implicados, o publicarlo cuando ya estes muerto, si se trata de evitar que el mundo se quede sin tus ideas, las cuales evidentemente son originales, únicas e irrepetibles, ademas de que curan el cancer.

¿Queremos que nos vean?. Tal vez queremos saber que existimos. No queremos ser el arbol del bosque, y preguntarnos si alguien nos oyó caer.
Pero no queremos que nos muestren como somos. No queremos vernos en los ojos de los demas. Podemos soportar un comentario de un rostro que no conocemos, aunque nos putee, particularmente si nos putea. Porque podemos responderle con altura, con gracia, con estilo, con tiempo para pensar como destruir su réplica. A diferencia de "nuestro pequeño mundo real", donde sucede que un jefe prepotente nos falta el respeto, y nuestra afilada respuesta se nos ocurre 2 horas despues, cuando ya no hay jefe delante, ni nadie que pueda certificar nuestro pequeño éxito verbal.

Tal vez se trata sólo de que estoy loca de remate, o es que me resta un poco de decencia, y me parece mal ir por el mundo dando dentelladas a diestra y siniestra a gente que aun no está vacunada.

Pero se ve que hay gente que ha pensado mucho en este tema...

"A finales del siglo XVIII al filósofo británico Jeremy Bentham se le ocurrió una idea sobre un nuevo tipo de prisión.

Consistía en construir un edificio circular, de varias plantas, con las celdas ubicadas en torno a una columna central donde estarían ubicados los carceleros. Las ventanas permitirían a los guardianes observar a los prisioneros, pero no a la inversa. Esta prisión fue denominada el Panopticon y nunca llegó a construirse, pese a que su objetivo era reducir costes a base de disminuir el número de guardianes necesarios ya que, al no saber si estaba siendo o no observado, el preso se vería obligado a comportarse siempre como si lo estuviera..."

http://www.kriptopolis.org/el-panopticon-teoria-de-la-vigilancia

Alguien puede sugerir que nadie nos obliga a participar en internet. Pero hay ocasiones, muy pocas, en que no se trata sólo de internet.

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)