Parábola del Cliente Perfecto

El Cliente Perfecto saludó al hombre que tenía delante, y le mostró una lista clara y exhaustiva de requerimientos, por orden de prioridades, correctamente tipeada y sin errores de ortografía. En ella especificaba claramente el sistema operativo, la capacidad de las computadoras de las que disponía, el presupuesto que podría invertir en actualización de tecnología, las prestaciones que debía ofrecer el programa, y los resultados que él esperaba obtener con su uso.

El hombre tomó la hoja, y sin mirarla, expresó:
- Antes que nada, voy a explicarle que yo solo programo en ESTE LENGUAJE porque ...

El hombre siguió hablando, pero El Cliente Perfecto ya no escuchaba. Aguardó la oportunidad que le sugerían las buenas costumbres como adecuada, y se retiró lenta pero firmemente, sin mirar atrás.

El Cliente Perfecto sabe que un Programador nunca conoce un solo lenguaje. Y nunca pierde la oportunidad de conocer uno nuevo. Y nunca hace lo mismo demasiado tiempo, porque sabe que lo que se queda quieto esta muerto.

...

El Cliente Perfecto seguirá buscando.
El Verdadero Programador tambien seguirá buscando.
Un día se encontrarán, ebrios de vida, y festejarán que "imposible" sea sólo una palabra.


Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)