Programador enamorado

El programador enamorado sonríe ante la vista del objeto de su amor. Pero su amor no es objeto, ni esta sujeto (sí, lo sé, chiste facil, pero la tentación era tan grande...).

El programador enamorado sonríe. El objeto de su amor es ahora inalcanzable. Y dejó de ser perfecto. Es sucio y terrenal como sólo pueden ser las cosas de este mundo. Pronto será bastardeado, zarandeado, modificado, envejecido, y morirá...lentamente...Pero aún no.

Hoy el objeto de su amor es sucio. Y dejó de ser perfecto. Porque acaba de nacer entre las cosas de este mundo. Y el programador que ya nada puede hacer, simplemente ama.

El programador enamorado mira. Y recuerda.

"En el principio era NADA. Y comenzó el Génesis."
(Resulta imposible evitar pensamientos místicos cuando uno empieza un párrafo así).

"El Programador imaginó una obra y la dibujó.
El Programador se volvió arquitecto y convirtió el dibujo en plano.
El Programador se volvió Constructor e instaló la estructura.
El Programador se volvió Ayudante de albañil y preparó las mezclas y unió los bloques.
El Programador se volvió Albañil y levantó paredes.
El Programador se volvió Carpintero y colocó puertas y ventanas.
El Programador se volvió Decorador y embelleció interior y exteriormente la obra.
El Programador volvió a ser él mismo y compiló. Y Ejecutó."

Y hoy el programador enamorado mira su código.
Lo mira y sabe que fue perfecto mientras lo imaginó, y ahora no.
Lo mira y recuerda cada bloque que debió ser derribado y vuelto a levantar.
Recuerda y piensa en cada noche que no pudo dormir por trabajar.
Pero cada hilo de pensamiento que surge desaparece aún antes de ser pensado
(no puede haber un pensamiento claro en el amor).

El programador conoce de amores que no son de este mundo.
El programador sabe de sueños, ideas y quimeras.
Hoy el programador saborea por primera vez el néctar de las pasiones humanas.
Y decide que no importa donde, ni cuando, ni como, ni de quien, pero quiere sentir toda la vida lo que siente hoy.

2 Responses so far.

  1. Ódio los blogs says:

    Te armo la biblioteca?

  2. Todo depende, ¿donde ponés el acento en "armo"...Porque si queres venir a armarla, no hay ningún problema :)

Leave a Reply

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. (Oscar Wilde)